Facebook Youtube
Cotizaciones
  • Dólar

    Compra5550

    Venta5600

  • Euro

    Compra6450

    Venta6650

  • Real

    Compra1650

    Venta1700

Noticias

Video

24 mayo 2016

Aprieto financiero no pondrá freno al cultivo de soja

Los productores agrícolas paraguayos empezarán la campaña 2016-2017 con una dificultad financiera causada por la acumulación de deudas; sin embargo, esto no frenará el cultivo de la soja. Hay aún una buena rentabilidad en el rubro y esto se verá plasmado en un nuevo incremento de los índices de producción, destacó el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA) en su último reporte. Hay deudas acumuladas de años anteriores, especialmente de aquellas de inversiones de capital, destacó el organismo estadounidense. No obstante, el organismo prevé que la cosecha de la oleaginosa experimente un incremento del 2,2% en Paraguay y alcance el volumen de 9.000.000 de toneladas en la campaña 2016-2017. Por su parte, la exportación de granos de soja aumentará 3,2% y totalizará 4.750.000 toneladas. En la campaña 2015/2016, la producción del rubro en el Paraguay fue de 8.800.000 toneladas y la exportación 4.600.000 toneladas, refiere el informe.

LAS DEUDAS
Según un reporte de la consultora económica Investor, existe un sobreendeudamiento del agro estimado en unos US$ 3.240 millones. José Berea, presidente de la Cámara Paraguaya de Exportadores de Cereales y Oleaginosas (Capeco), manifestó que la devaluación de los precios internacionales de los commodities y el elevado costo de producción redujeron ostensiblemente la rentabilidad de la producción agrícola, hecho que exigió a los agricultores a refinanciar y reestructurar sus deudas ante los entes financieros. Cumplir con los compromisos financieros existentes con bancos y financieras llevará por lo menos tres años de tiempo, estimó el empresario. Si bien el valor de la oleaginosa está en repunte en el mercado de Chicago, los valores aún están muy distantes que campañas anteriores. La soja cotiza actualmente a US$ 394 la tonelada.

Fuente: La Nacion