Facebook Youtube
Cotizaciones
  • Dólar

    Compra5590

    Venta5640

  • Euro

    Compra6730

    Venta6850

  • Real

    Compra1740

    Venta1770

Noticias

Video

09 agosto 2016

Nematodo - Una realidad presente en los cultivos agrícolas

La expansión del cultivo de la soja, la elasticidad de la época de siembra y la práctica inadecuada de manejo, han permitido el aumento de los niveles de daños ocasionados por nematodos en los últimos años.
 La primera información a nivel oficial de los graves daños que puede ocasionar el nematodo se inició en el año 2003 con la identificación del nematodo del quiste de la soja en Paraguay. Han pasado más de una década de aquel y nadie ha tomado en serio las advertencias y calificativos de trabajos relacionados que ya anunciaba la presencia de otros géneros de nematodos y que la alta población podría incidir en la merma de rendimientos. 
Actualmente, algunos campos de cultivos ya presentan síntomas típicos de nematodos, donde convergen juntos o separados distintos géneros como Meloidogyne, Pratylenchus, Heterodera, Rotylenchulus y otros que ya son considerados actualmente como potenciales por la alta población presente en algunas zonas del país. El control de nematodos fitoparásitos es muy complejo, pero no imposible en la que se puede seguir produciendo bien en áreas con nematodos, pero siguiendo una disciplina. En cultivos de escala como la soja, se debe buscar integrar varios métodos y de bajo costo. Para la aplicación de estrategias de manejo de nematodos es necesario conocer por lo menos el género y la especie presente en el área y cual es nivel poblacional de cada uno. A partir de esta información podemos empezar un programa de manejo de nematodos. En los últimos años se han realizado varios muestreos de suelos para análisis de nematodos para generar una base de informaciones que conduzcan a determinar puntos críticos, daños y que sirva para desarrollar un sistema adecuado de manejo de los fitonematodos.

Muestreo

Para la identificación es importante primero realizar una buena extracción de muestras de suelo y raíces. Enviar lo más rápido posible al laboratorio permitirá obtener una información segura y confiable.Qué muestrear. En el caso de las muestras para nematodos es importante en lo posible extraer suelo y raíces, especialmente las raicillas, porque los nematodos utilizan estas partes jóvenes para entrar y parasitar. Además, se puede obtener larvas vivas que son importantes a la hora de identificar.
 Las muestras deben extraerse con humedad natural, no encharcado ni muy seco. Tampoco se permite extraer muestra seca y luego regar, porque puede ocurrir durante el tiempo de envío la proliferación de microrganismo que puede dificultar obtener resultados confiables.

Cantidad a muestrear.
 
La cantidad a ser extraída de suelo no debe ser superior a 1 kg, y la cantidad de raicillas en torno a 200 g, y esto se consigue arrancando 2 plantas enteras por cada punto de muestreo, lo que significa del total de las submuestras (la suma de submuestras es igual a 1 muestra compuesta).
Cuando y donde realizar el muestreo
. Lo ideal para realizar un muestreo es la época de floración del cultivo. Cuando se realiza fuera de las condiciones normales como temperatura, hospedero y otros, los resultados de los análisis no representaran informaciones reales de los niveles poblacionales.
La extracción de muestras de suelo se realiza de los manchones, donde las plantas no se desarrollan normalmente y teniendo en cuenta las condiciones de fertilidad, del clima y otros. En cada punto de muestreo es necesario extraer de una profundidad de 0-20 cm, donde se tiene el mayor desarrollo de las raíces. No se debe extraer muestras de las plantas muy afectadas, sino de las moderadas y de los bordes y siempre caminar en zig-zag.
Es importante realizar la mayor cantidad de submuestras que originara la muestra compuesta del punto, lo que significara precisión y confianza en la hora de analizar el resultado de la muestra.
Acondicionamiento, identificación y envío.
 Las submuestras deberán ser bien homogeneizadas en un balde y luego pasar a una bolsa de plástico bien identificado como una muestra compuesta, nunca en bolsa de papel. Se puede mantener bien acondicionado en la heladera, no más de 5 días antes de enviar al laboratorio de referencia. Durante el transporte es recomendable acondicionar las muestras en cajas de isopor.